10 de febrero de 2009

La muerte de Eluana Englaro aviva la polémica


Queridos lectores:

El pasado lunes moría a las 20 horas en un hospìtal italiano Eluana Englaro tras 17 años postrada en una cama en estado vegetativo.

El caso no ha dejado indiferente a nadie y la polémica no ha hecho más que comenzar. Los más conservadores aseguran que el hecho de retirarle la alimentación a una persona que no tiene voluntad propia, o al menos está incapacitada para expresarla, es un asesinato en toda regla.

Los más progresistas aseguran que es su familia la que tiene que decidir si la mantiene con vida o no, lo cuál, en ocasiones atenta contra la legalidad.

Hay que recordar que el término eutanasia está formada por las raíces griegas eu = bueno y thánatos = muerte. En este sentido vendría a decir que se trataría de darle a una persona una "buena muerte". Ahora bien la pregunta es la siguiente: ¿se puede decir que una muerte es buena? ¿podemos afirmar que morir es algo positivo? Está claro que nada más lejos de la realidad.

Se trata de un tema complicado de tratar y también muy delicado. Hemos asistido, y seguiremos asistiendo con más fuerza si cabe en las próximas semanas, a numerosos y acalorados debates que ponen de manifiesto las discrepancias entre los diferentes sectores representados en los mismos y que son un reflejo de la propia sociedad.

Dichos debates nos muestran, en muchas más ocasiones de las deseadas, argumentos demagógicos e intencionadamente expresados con el objetivo de causar impacto en la sociedad. Sería mucho más deseable que invitasen más a la reflexión que a la disputa y más al debate que al intento de imponer una determinada idea, supuestamente más favorable, sobre otra que, en la mayoría de las ocasiones, se coloca como extremista y radical.

La idea que socialmente se pretende imponer, especialmente desde la izquierda, es la de mostrar la eutanasia como algo que debería estar legalizado. Sería una temeridad puesto que, de estar legalizada, en muchos hospitales, se llevaría a cabo seguramente con más ligereza de la debida. Que se lo pregunten sino al doctor Montes.

La otra corriente es la radicalmente contraria a la eutanasia, tampoco acertada, según mi parecer. Nunca he tenido la desgracia-y toco madera- de tener que cuidar de un padre, una madre, un hermano... en estado vegetativo, pero me puedo imaginar, aunque muy de lejos obviamente, el esfuerzo que ello supone, el desgaste físico y moral que conlleva para los que rodean al enfermo y la desesperanza que lleva consigo el ver que día a día la luz de ese ser tan querido se va apagando poco a poco.

Por tanto soy partidario de que se apruebe una ley que, para los peores casos, para los terminales, estado confirmado según el dictamen oficial de un médico, y solo en el caso de que dicha situación vegetativa entrañe dolor y/o sufrimiento además de contar, lógicamente con el consentimiento de la familia, permita resolver esa situación de la forma menos dolorosa y de la manera más digna y humana posible.

Reconozco, y creo que es un error de la sociedad, que en ocasiones hablamos de más y que nos faltan ocasiones para ponernos a hablar sin conocimiento de las circunstancias personales, abusando muchas veces de la demagogia barata y sin escrúpulos. Y esto lo hacemos, como en el caso que nos ocupa, con situaciones muy serias y extremadamente delicadas y graves lo cuál nos deja más aún si cabe como almas carroñeras que demostramos ser, allá donde nos dan la oportunidad.

Eluana Englaro In Memoriam. Descanse en paz.

Hasta pronto

3 comentarios:

Mª Ángeles dijo...

Hola Sergio, coincido contigo en que habría que buscar una ley que, sin ser asesinato permita morir dignamente. Has dicho muy bien que no es lo mismo hablar desde fuera que dentro del propio caso.
Pienso que hay que pensar en la persona y ver que es lo que esa persona desea si vivir o morir, no hacer demagogia con un tema tan delicado (siempre en beneficio del enfermo y sus familiares) que son los únicos que tienen derecho a opinar, por lo demás, no me parece asesinato el terminar con la vida de una persona en las condiciones que estaba viviendo Eulana.
Referente a la pregunta que me formulas acerca de proteger el blog, poco o nada te puedo decir ya que yo de informática ando muy justita. Tengo un amigo que me lo ha protegido y me dijo "este módulo de blogger, ni lo toques" era un código html. Intenta investigar por ahí que seguro que tu eres más apañao que yo para esas cosas. Si necesitas algun dato más le puedo preguntar a esta persona.
Espero haberte ayudado con tu cuestión.
Un abrazo

Javi dijo...

Yo opino lo mismo. Si, en algunos casos la muerte es algo positivo, cuando la vida deja de ser digna. Descanse en paz, buena entrada :):) ¡un abrazo compañero nos vemos pronto!
por cierto ¿q tal estadistica?

Javi dijo...

No salen los comentarios o que!! acabo de poner unoo