22 de septiembre de 2009

El fanatismo es...

el deporte de la ignorancia y el fiel reflejo de las personas que no tienen un porqué para vivir.
Harto uno de tanta provocación a la Constitución Española, al Estado de Derecho que, día si día también, tienen en boca las 24 horas del día, me propongo escribir estas líneas desde la la desolación que me invade desde que en Arenas de Monte -más conocido como Arenys de Munt- se dio un paso más -el más grande en mucho tiempo- hacia la provocación a los pilares de nuestra democracia.

Un referendo como el que se convocó en dicha localidad es un ataque frontal a la legalidad puesto que significa ir de frente contra el artículo 2 de nuestra Constitución ya que pone en duda la "indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles". Y digo siembra la duda. No digo que se cargue dicho artículo. Especifico porque siempre aparecerá el listillo de turno que vendrá a decir aquello de que "es una simple consulta que no tiene más recorrido jurídico-institucional".

Y vaya si lo tiene. Tras dicha consulta popular ya son 15 los municipios catalanes que se han apuntado al carro, lo cuál pone de manifiesto que, abierta la veda -contra las bases de nuestro sistema- cualquier alcalde que no tenga otra cosa más importante que hacer en su municipio -les aseguro que alguna siempre hay- se lanzará a la piscina del independentismo más recalcitrante y rancio para intentar llevarse a su cuello la medalla del antiespañolismo -a mucha honra pensarán-.

Ahora bien si grave me parece el agravio a nuetra Ley Suprema, más grave me parece aún el silencio que vienen manteniendo los más altos cargos del Estado Español. No se puede consentir que desde el Gobierno se tache esta ofensa de "irresponsabilidad" y se queden todos con los brazos cruzados para esperar a que amaine el temporal porque mucho me temo que el temporal, en vez de amainar, se recrudecerá. Y tampoco se puede consentir que CIU abandere el regionalismo moderado y llegada la hora de la verdad se pase al bando del radicalismo antiespañol más propio de ERC. Sin olvidarse por cierto del PSC que de todos es sabido que de España quieren saber lo justo -Ministra Chacón incluida- aunque para poner el cazo de la financiación pagada por todos los españoles son los más listos de la clase todo hay que decirlo.

Asi que, y voy concluyendo, preparense para toda una ristra de referendos que ponen en duda nuestros sistema de las autonomías y preparense también para contemplar como el problema del independentismo que otrora teníamos-y seguimos teniendo- en el País Vasco parece que contagia a Cataluña. La época en que Terra Lliure atentaba contra todo aquel que se opusiese a sus tesis independentistas ya pasó pero el cruzado podría volver si se alimenta desde el radicalismo la tesis de la "cruzada" por la autodeterminación catalana y la pasividad envuelve los pilares del Estado de Derecho. Dios no lo quiera.

1 comentario:

rayben dijo...

Se que esta noticia es de hace tiempo, pero viene a colación ahora con la consulta que se va a producir en Cataluña

En mi opinión el fanatismo viene por parte de aquellos que se aferran a la constitución defendiendo aquellos articulos que le interesan y para defender la permanencia de una institcucion acabada.

Decimos que somos una democracia consolidadab, un estado de derecho moderno, y sin embargo nos negamos a ejercer uno de los derechos básicos de esta, la consulta, el dejar al pueblo manifestarse, escuchar su opinión.

¿Dónde reside el problema en que un territorio puede no ya decidir sino opinar acerca de lo que quiere, de cual debe sder ser la estructura organizativas en la que se mueva.

Los tiempos cambian, las cosas avanzan y ya es momento de plantearse la indivisibilidad de la nacion Española.

Creo que es el momentod e dejar decidir a la gente que es lo que quiere, y no imponerselo por la fuerza, eso si que es fanatismo

Un saludo